¡Por favor, no lo beses!

-¡Por favor, no lo beses! – Escuché a mi compañera de trabajo murmurar por lo bajo.

No le hice caso. Estaba a escasos centímetros de su boca. Lo besé, mordí su labio inferior, y me dejé llevar.

No siempre tienes que ser serio, mucho menos tener la cabeza tan bien puesta.

La gente feliz es la que se atreve a vivir, a robar besos, como en mi caso.

Él, respondió a mi beso, lo abracé, le abrí la puerta y nos fuimos, a vivir una historia que tendrá un final feliz.

#relato #besorobado #nolobeses #compañera #trabajo #gay #finalfeliz #escritor #uruguayo

Anuncios

Mamá: ¡Soy gay!

-Mamá: ¡Soy gay! Estoy enamorado de alguien… – Así fue como todo empezó el 01 de Julio de 2016. Día en que no debí decir que me enamoré de ese tipo que por casi tres años me usó, se rió de mí y lastimó sin importarle nada.

Mi madre se largó a llorar, esperaba nietos, y yo no se los voy a dar. ¡Pobre mamá!

Y yo estaba enamorado, soñaba con la casita, dos perros, una historia de amor y blá blá blá…
¡Pobre iluso!

Lo cierto es que el hombre con el que me vi por dos años y ocho meses estaba comprometido con otro, un fiasco.

Hoy, lo que saco de todo esto es que no existe nada que te alivie más que ser auténtico, salir del clóset y no negarte como persona por nadie.

No vivo una vida de apariencias, engaños y mentiras, soy fiel a mí mismo y no me hago trampas al solitario. Aprendí que amarse y aceptarse a uno mismo lo es todo, y hay algunas personas que viven la vida que otros quieren, por temor, a lo que puedan decir los demás.

La vida es una sola y nadie puede juzgar el modo de vivir de otros, todo es más fácil cuando las máscaras caen y te muestras como eres.

#Gay #Escritor #MamaSoyGay #SaldelCloset #EscritorGay #Relatos #Microrrelato #Literatura #Confesión #ConfesiónGay

No eras para él

Te dice que te quiere. Que no quiere que otro te toque porque le dolería. Que con su pareja ya no son nada más que amigos. Que duermen en camas separadas. Que no se tocan, y que casi ni se ven. No te dice que te ama pero dice quererte mucho más de lo que creía, y cuando le pides un tiempo insiste en que te extraña más de lo que habría pensado.

Le crees, todas y cada una de sus mentiras. Hasta que un cierto día, lo ves con su pareja, disfrutando, haciendo cosas normales. Tomando mate, yendo de vacaciones, acompañando a la hija a su casa, y a ti para hacer algo te pone excusas, aunque te jura que su compañero se va a ir, y contigo van vivir su idílica historia de amor.

Insiste en que no es el momento, que no quiere que nadie los señale con el dedo ni eche culpas por dejar al otro por un tercero en discordia.

Y se te cae la venda de los ojos, luego de enfrentarlo a su pareja y pedir que le cuente todo. Lo ves cómo es. Percibes su maldad, su hipocresía.

No eras para él, vales mucho más y te importa un comino si se queda sin el pan y sin la torta.
Te das el valor y lugar que mereces, sin mirar atrás. Te sientes leve, tranquilo, sin estrés porque sabes que hiciste bien las cosas y que te mereces lo mejor.

No se peleen por mí

No hay necesidad.
Sigan sus vidas,
su cotidianidad,
sus apariencias.
Su falso amor,
su perfecta relación,
a los ojos de sus familias,
y entrañables amigos.
Bésense como el primer día,
con pasión, con lujuria,
con amor y ternura,
como no lo hacen nunca.

¿Te llamará por mi nombre,
al llegar al orgasmo? ¿Serás dueño de esa sonrisa
que al correrse, plasma en su rostro? ¿Eres capaz de dibujar,
lágrimas y caricias,
ardor y locura,
en su inquieto corazón?

Él será mejor

baby-2416718_1920.jpg

“Crece la ola de asesinatos de mujeres y niñas en el país…” – Escucho al periodista, y pienso en la inseguridad, en cómo nos hemos acostumbrado a este tipo de acontecimientos que no son para nada normales.

Corro al cuarto, y abrazo a mi esposa, al verme llorando pregunta qué me pasa. Le pido que apenas se aferre a mí.

– Te prometo que Mateo va a ser otro tipo de hombre cuando sea adulto. Lo vamos a educar con valores, aprenderá a respetar a las mujeres. Le enseñaremos que no se levanta la mano para herir, que se usa para acariciar, para mimar, para demostrar cariño.

Mi señora me mira, y una tormenta desciende sobre sus mejillas.

– Nuestro pequeño será un caballero, y nosotros, lo ayudaremos a ser bueno con todos. – Me tranquiliza.

– ¡Gracias amor, porque sin ti no sé si podría!

– Claro que sí. No me queda ningún tipo de duda. – Me besa en la frente y se va.

Me despierto, y no consigo parar de temblar.

Me toca criar solo a mi hijo, a mi esposa la violaron y la mataron, hoy volví a soñar con ella, y no será fácil pero sé que nunca dejaré que mi niño se transforme en un monstruo, se lo debo a él, a mi mujer y a todas las que como ella hoy no pueden criar a sus hijos por un ser despiadado que les quitó la vida.

Hoy no he de morir

abandoned-architecture-black-and-white-745054
Un sudor frío corre por mi espalda, siento los músculos tensarse.
La respiración se entrecorta y el corazón bombea más rápido.
 
Intento moverme, sin ningún éxito. Tengo que escapar de aquí. De algún modo, debo idear un plan.
 
Una figura masculina me dice algo que no consigo descifrar. No habla español.
 
– ¿Qué quiere de mí? – Pienso y noto las lágrimas caer al suelo.
 
El desconocido, me empieza a tocar, a besar, y yo no puedo quitarme a este ser depravado de encima.
La impotencia, la rabia y el asco me consumen.
 
¿Cómo vine a parar aquí?
¿Dónde estoy? ¿Por qué no puedo moverme?
 
El indeseable ser, luego de penetrarme se sale de arriba mío. Se va, y tranca con llaves la pieza inmunda.
Yo del estrés me duermo. Al despertar percibo que puedo usar mis manos, me desato.
 
Suena la puerta, y me encuentra en pleno escape. Corro, en dirección contraria pero es más grande y termina por atraparme.
Me ata a la cama. Le pido que se acerque, que necesito decirle algo al oído. Lo hace.
 
Le muerdo la oreja con todas las fuerzas que me quedan. Me grita, me golpea, y yo solo quiero que se vaya.
Me río porque sé que he de morir pero no hoy porque mañana volveré a soñar lo mismo.